AHORRAR,  GENERAR INGRESOS PASIVOS,  INTERESES

20 consejos a tener en cuenta si estás empezando a invertir

 

Somos muchos los que hace tiempo que estamos interesados en invertir para sacar la mayor rentabilidad posible de nuestro dinero. Pero también somos muchos los que al empezar hemos ido un poco perdidos. Así que en este post me gustaría daros algunos de los consejos que a mi me hubiera gustado conocer cuando empecé en este mundo de las inversiones. 

 

Nunca es demasiado pronto para empezar a invertir

 

Me arrepiento profundamente de no haber empezado a invertir mucho antes de lo que empecé. Pero cuando era más joven encontraba mil y una excusas para no hacerlo. O bien me daba miedo no entender las inversiones, o creía que no tenía suficiente dinero para empezar a invertir o quizás temía perder mi trabajo y no quería perder ni un céntimo de mis ahorros. Pero estaba muy equivocada. Empezar a invertir pronto puede ser la clave para que tus ahorros generen enormes dividendos. Ahora voy a ejemplificarlo con una historia.

 

La historia de las gemelas

Carla y Paula son dos hermanas gemelas. Carla empezó a invertir a los 18 años. Durante 20 años invertía 100 euros al mes con un interés del 8%. 

Su hermana Paula empezó a invertir justo 20 años después, a los 38. Invertía unos 100 euros al mes durante 27 años con la intención de poder «atrapar» a su hermana. 

Como resultaron sus inversiones en el momento de la jubilación, a los 65 años?

Pues aunque Paula invirtió más dinero que su hermana (un total de 32400 euros en comparación a Carla unos 24000). Carla disponía de 566.814,11 euros en su cuenta de inversión mientras que Paula solo tenía 134.994,73 euros. 

Y algunos os preguntaréis ¿Y por qué?

Carla, que empezó a invertir 20 años antes, terminó con una cantidad significativa más elevada que la que obtuvo su hermana. ¿Por qué? pues si comienzas a ahorrar a los 38 años, deberás ahorrar casi el doble de dinero mensualmente que si hubieras comenzado a los 25.

La historia de estas dos hermanas ilustra tanto el poder del interés compuesto como la importancia de comenzar hoy.

Moraleja: Cuanto más tarde comiences a invertir, más tendrás que ahorrar para alcanzar el mismo objetivo, y menos tiempo tendrás para trabajar el interés compuesto y de esta forma hacer crecer los ahorros.

 

 

20 consejos de inversión para principiantes

 

 

Saber por que quieres invertir

Este punto es crucial. ¿Por qué deseas invertir? Desde un inicio debes establecer unos objetivos financieros claros y calcular la cantidad que tienes como objetivo. Saber lo que quieres te hará buscar productos financieros que estén acorde con tus objetivos y además te mantendrá motivado para conseguirlo. 

Por ejemplo:

Pregúntate si quieres ahorrar e invertir ¿para tener una casa?, o ¿bien una buena jubilación? o ¿si deseas viajar por el mundo? Yo empecé a invertir cuando quise formar una familia. Para mi era importante poder ofrecer a mis hijos un buen futuro. 

 

El mejor momento para comenzar a invertir es ahora

¿Sabías que cuanto antes empieces a invertir, menos te va a costar? Mi consejo es que no pospongas las inversiones para mañana.

Empieza a ahorrar e invertir lo antes posible. No esperes a que hayas pagado todas tus deudas para empezar a invertir, aunque sea con aportaciones de capital muy moderadas. Es mejor ganar un 2% de 10 euros que no ganarlo. 

 

Piensa a largo plazo y aprovéchate del poder del interés compuesto

Fija tu mirada y ambición a largo plazo y trabaja de manera constante hacia tu meta, viendo crecer tu dinero poco a poco pero de manera constante.

La inversión es un juego a largo plazo, por lo que cuanto más tiempo lleves invirtiendo, mejor trabajará tu dinero para ti. 

Si adquieres el hábito de trabajar hacia metas futuras de manera constante y a largo plazo, te sorprenderás de lo que cambiarán tanto tus finanzas como tu disciplina mental como tu fortaleza. 

Tienes que tener en cuenta que habrá golpes en el camino. Los mercados pueden, y lo hacen, bajar o subir, pero si te concentras en el largo plazo, seguramente serás un inversionista exitoso.

 

Descubre el riesgo que estás dispuesto a asumir

Invertir no es nada más que encontrar el equilibrio entre riesgo y rendimiento. 

¿Eres un inversor que se siente cómodo con el riesgo o prefieres inversiones más conservadoras? La clave para ser un inversionista de éxito es precisamente determinar como tan cómodo te sientes con los diferentes tipos de riesgos y a continuación adaptar tu cartera de inversiones a tu perfil de riesgo. 
Si sientes aversión al riesgo, apuesta por inversiones conservadoras. Quizás reducirás tus rendimientos anuales pero te ahorrarás muchas noches de insomnio debido a las fluctuaciones de cartera. 

Por lo tanto, determina cuánto riesgo estás dispuesto a asumir siempre recordando que a cuanto mayor riesgo, mayor es el rendimiento potencial y cuanto menor es el riesgo, menor es el rendimiento potencial para la mayoría de inversiones

 

Infórmate

Cada inversión que realizas conlleva sus propios riesgos y sus propias recompensas. Pero para tomar decisiones inteligentes sobre dinero, es fundamental estar bien informado. En estos momentos nadie duda que conocimiento equivale a poder

Por eso recomiendo a todos los inversionistas que intenten estar informados. Que lean libros sobre inversiones, o que si no les gusta leer, busquen otras opciones como escuchar podcast o mirar alguna conferencia en youtube… 

Y si necesitas alguna orientación, búscate una opinión de experto o asiste a algún seminario para aprender sobre inversiones. En esta vida nadie nace enseñado y depende de la voluntad de cada uno de nosotros aprender. 

 

Comienza con poco e invierte de manera regular

Cuando uno quiere invertir, no importa lo poco que aporta, lo que de verdad importa es ir guardándose una cantidad de manera regular. Te vas a sorprender que aún aportando poquito a poco el dinero se va acumulando con rapidez. 

Invertir regularmente también te ayudará a aprovechar el interés compuesto. 

 

Saca provecho del interés compuesto

Comenzar a ahorrar ahora significa que obtendrás más por tu dinero que si lo haces más adelante. A medida que se acumulan los intereses y los vas sumando a tus ahorros, la tasa de rendimiento siempre aumenta. Por ejemplo, una tasa de interés del 5% ofrece más de un 40% de rendimiento en diez años.

 

Nunca pongas todos tus huevos en una única cesta

La mejor forma de protegerte «de lo inesperado» es distribuyendo tus ahorros en una gran variedad de activos e inversiones.De esta manera, te aseguras mejor una cierta seguridad financiera.

Esta estrategia se llama diversificación, lo que tradicionalmente se conoce como «no poner todos los huevos en una sola cesta«. 

 

Conviértete en un inversor constante 

Para ser un buen inversor la constancia lo es todo. Mi sugerencia es que intentes sacar de tu sueldo la cantidad fija que deseas invertir de manera mensual, de forma automática y a principios de mes. Quizás el mismo día en el que recibas tu paga. 

De esta forma ahorrarás de forma automática, constante y casi sin darte cuenta. 

 

Ten presente la diferencia entre ahorrar e invertir

Ahorrar no es lo mismo que invertir. Los ahorros son excelentes para objetivos a corto plazo, como construir un fondo de emergencia, pagar deudas o ahorrar para unas vacaciones.

Por otro lado, invertir es un juego a largo plazo que te ayudará a incrementar tu dinero para alcanzar objetivos a largo plazo, como por ejemplo:

  • comprar una casa;
  • pagar la educación de tus hijos
  • ahorrar para una jubilación apacible

Si únicamente ahorras pero no estás invirtiendo te estás perdiendo la oportunidad de hacer crecer tu dinero, crear riqueza y además alcanzar la anhelada libertad financiera. 

Básicamente, hay dos formas de ganar o hacer crecer su dinero:

  1. trabajar por dinero
  2. haz que tu dinero trabaje para ti. 

Mi favorita es, sin ningún lugar a dudas, la opción dos, me gusta que mi dinero genere más dinero para poder alcanzar mis metas financieras más rápidamente. 

Y si aún se te presenta alguna duda sobre si prefieres ahorrar o invertir te voy a hablar de otro factor a tener en cuenta: la inflación. 

Aunque la inflación pueda parecerte una broma a día de hoy, es un verdadero enemigo a largo plazo. 

La inflación puede afectar el valor de tus ahorros, y si no está invirtiendo tu dinero, éste poco a poco irá perdiendo su valor. 

Y entonces, ¿qué es la inflación? ¿Por qué debería preocuparnos?
La inflación es cuando los precios de los bienes y servicios, como los alimentos, los servicios públicos o la ropa, aumentan con el tiempo.

Por ejemplo, el valor de una barra de pan hace 20 años era de 0,30 céntimos, en cambio ahora ha subido a 1,15 euros. ¡Una diferencia enorme!

 

Estar sin blanca no es excusa para no invertir

Si no tienes dinero para invertir, encuentra algo que te encante hacer, como arreglar flores, coser, estar con niños o escribir  e intenta encontrar algún trabajo a jornada parcial en una floristería, o bien arreglando vestidos o cuidando a niños o en un periódico en línea. Seguirá siendo tu hobbie pero te van a pagar para llevarlo a cabo. Podrás destinar el dinero que ganes a inversiones y tu futuro de lo agradecerá. 

No tener dinero para invertir no es una razón válida para poner en riesgo tu futuro financiero.

Recuerda: es más importante la constancia en las inversiones que la cantidad invertida.

 

No inviertas en productos que no entiendas

Warren Buffett ya lo resumió de esta manera: «Nunca inviertas en un negocio que no puedas entender«. Este punto es crucial para cualquier inversionista.

Mantén tus inversiones simples. Antes de invertir, asegúrate que comprendes en lo que estás invirtiendo. Revisa cada inversión cuidadosamente para asegurarte que la entiendes a la perfección.

El mejor enfoque para comprender una inversión es hacer preguntas y hacer tu propia investigación cuando sea necesario hasta que la entiendas.

Nunca debes sentirte estúpido a la hora de preguntar. Sigue preguntando hasta que no te queden dudas. . Sino, ¿de qué otra manera aprenderás?

Del mismo modo, nunca inviertas en algo que sea demasiado bueno para ser verdad. Especialmente en aquellas inversiones que prometen altos rendimientos.

 

Ten cuidado con las tarifas de inversión

Los honorarios anuales de administración y otros gastos pueden deducir una gran parte de los intereses que estás cobrando.

Estate atento a ver si alguno de estos gastos se puede reducir o puedes prescindir de él. 

 

Debes cuestionarte todas las decisiones que tomes 

Todos podemos ser nuestros mejores amigos y nuestros peores enemigos. Además muchos de nosotros acostumbramos a actuar más por la vertiente emocional que por la vertiente de la lógica. Estas emociones pueden arruinar nuestra capacidad de mantener nuestros planes y objetivos financieros. 

Por ejemplo, todos nos sentimos más seguros cuando los mercados están en pleno apogeo y temerosos cuando los mercados comienzan a caer. Esto significa que cometemos nuestros peores errores de inversión comprando cuando los mercados son altos y vendiendo cuando han caído.

Es por eso que debes cuestionarte todas las decisiones que tomes a nivel de inversión. Especialmente en los momentos en los que los mercados de inversión estén muy difíciles. 

 

Asegúrate que pagas los impuestos que generen tus intereses

Este punto es muy importante. Si o si tienes que pagar los impuestos que generen tus inversiones. Ante todo hacienda siempre gana. Esto tienes que asumirlo para no tener problemas y debes de declarar tus ingresos pasivos en tu declaración de renta anual.

 

Revista tus inversiones de forma regular

Es importante monitorear y revisar tus inversiones y tus objetivos de inversión de manera regular. Los objetivos financieros evolucionan con el paso del tiempo, por lo que debes asegurarte que tu cartera de inversión sigue en línea con tus objetivos personales, valores y tolerancia al riesgo. 

No revisar tu cartera de valores es igual a confiar ciegamente tu dinero a otros. Lo que puede dar lugar a estafas o pérdida de buenas oportunidades. 

No des por sentado que toda va bien.

 

Utiliza «la Regla del 72» antes de invertir

La «Regla del 72» es una forma sencilla de averiguar la cantidad aproximada de años que necesitarás para duplicar tu dinero a una tasa de rendimiento determinada.

Por ejemplo, si hoy inviertes 1200 euros a una tasa de interés anual del 12%, utilizando la «Regla del 72» puedes calcular cuanto tiempo tardarás en duplicar dicha cantidad. Básicamente debes dividir 72 por la tasa de interés anual de la inversión, 72/12= 6.

Esto significa que tu inversión se duplicará en 6 años. Esos 1200 euros se convertirán en 2400 euros.

 

Deja tu cartera tranquila para que vaya creciendo poco a poco

Invertir es como plantar una semilla: no puedes seguir sacándola de la tierra para verificar su crecimiento. Evita la tentación de mirar tu cartera de inversiones con demasiada frecuencia. Déjala que vaya creciendo en paz.

 

Saber por dónde empezar a invertir hoy aunque sea poca cosa

Pues a día de hoy hay muchas formas de inversión y muchas requieren de muy poco capital para empezar.

  • Puedes invertir a través de páginas de crowdeling como Mintos o Peerberry. (Estas dos plataformas requieren una inversión mínima de 10 euros para empezar a invertir)
  • Puedes apostar por las inversiones con un trasfondo social o ecológico con la plataforma sueca Trine (a partir de 25 euros)
  • También puedes invertir en el negocio inmobiliario a través de página como Reinvest24
  • O puedes meter tu dinero a fondos indexados utilizando plataformas como indexa capital

Estos son algunos ejemplos de inversión que os propongo pero a lo largo de los días os iré hablando de muchos más. 

 

No dejes las inversiones para mañana

Empieza a invertir hoy. Con cabeza, pausadamente, sin prisa pero sin pausa. Cada pequeña aportación cuenta.

No lo pospongas. Tu futuro y tu libertad financiera dependen de ello

 

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *